martes, 9 de octubre de 2012

An Unrequited Love, en Tegaki-E

Nueva entrada de dibujo rápido en Tegaki-E: An Unrequited Love (Un Amor No Correspondido).

Paleta de tonos de grises y transparencia del programa de dibujo de Tegaki-E, realizado aproximadamente en media hora.
Al principio uno piensa que los diseños básicos mafufos como este salen de la nada. Te pones a dibujar cualquier cosa para ejercitar y respirar y lo demás aparece como por arte de magia. Y al final te das cuenta de que te has equivocado: Nada sale de la nada, o mejor dicho, de la nada no sale más que nada, y cuando las cosas salen... salen del todo. ¡Ay qué filosofía tan barata!

Hago memoria: creo que este dibujo rápido fue influido por actividades de mi día:
El llanto, el entorno líquido y la predominancia del blanco seguramente vienen de "Noche Alba", una minihistoria erótica recién publicada en el otro blog. (Léanla abiertos a un doble significado)
La forma del animalejo: me parece obvia la alusión a un miembro viril. ¿Será? (en serio, todo este análisis es viendo el dibujo terminado, ninguna de estas ideas fue conciente durante el proceso)
La cabeza del bajo con las cuerdas-tentáculos obedece a que esta misma tarde le cambié por primera vez en mucho tiempo las cuerdas a mi bajo eléctrico y disfruté tanto el sonido brillante y limpio que parecía bebé con juguete nuevo (las cuerdas que le quité han roto el record de duración, ni siquiera recuerdo cuánto hace que se las puse, pero tienen años, literalmente).
Las burbujas me recuerdan la tapioca que comí el domingo, y esas algas o lo que sea que ronda al personaje me suenan a los fideos de la sopa. Ambas memorables (gracias al cocinero Estrella, Patricio Estrella).
Finalmente, el tema del amor no correspondido (en realidad el título salió del dibujo ya terminado, pues al momento de hacerlo no había nada definido; todo salió como en automático) creo que se relaciona con el post más reciente de este mismo blog, en el que comparo la forma poco confiable en que funciona nuestra percepción visual con la manera equívoca, o sencillamente subjetiva, en que hablamos del amor. Lo más probable es que el amiguito cargando con este artefacto mudo como un pesado lastre tenga que ver precisamente con esa otra manera de ver al amor.
Por cierto -y quizá ya divagando de más- creo que la maquinaria del bajo puesta de cabeza puede parecer un poco un corazón... cargar a cuestas el corazón, tratar de salir a flote a pesar de él, esforzarse de malas hasta que el llanto te invada... ¡uy, ay de ustedes!.

With a heavy burden on the eyelids, (and lightness in the heart), Anjesen has left the building...