jueves, 7 de febrero de 2013

Old Church, lo "nuevo" en Tegaki E

Los meses tienen prisa...

Un poco de calma, vuelta a la rutina. He estado ausente porque estuve trabajando en mi entrada para el concurso CG Challenge XXVII "Ten", de la comunidad digital CG Society. El concurso está en la fase de elección de trabajos y mientras los ganadores no hayan sido anunciados, no tengo el permiso necesario para mostrarles por acá la imagen. Estoy muy emocionado al respecto, me gustó mucho el trabajo que presenté y aunque sé que hay otros mejores (no es falsa modestia, algunos son asombrosos), sé que hice mi mayor esfuerzo y ya quiero compartirlo con ustedes.

Mientras ese permiso se libera, les he traído mi nuevo trabajo en el blog gráfico Tegaki E: Old Church

Se trata de otra pintura rápida para no perder la costumbre (1:20 hrs). Como otros trabajos que he hecho en Tegaki E, Old Church también ha sido realizada en blanco y negro con las herramientas básicas de la página (6 tonos de gris con 11 niveles de transparencia en una sóla capa, para ser preciso).

He comenzado a realizar otros proyectos personales, entre ellos uno titulado "Floating before the great fisher", para el cual he estado usando como referencia múltiples fotografías de bancas corridas de templos cristianos o católicos. Supongo que Old Church ha sido una especie de práctica o calentamiento semiconsciente para ese otro trabajo.

Old Church tiene un significado básico: la iluminación está allá afuera. Ok, eso sonó a una de las afirmaciones chafas de Mulder (ajá, el de Scully y los marcianitos y las gabardinas y las luces en el cielo). Lo que quise decir es que... la iluminación está allá afuera. Jajaja. Creo que es bastante claro: Old Church, la vieja Iglesia (con mayúscula, el título de la venerada institución religiosa), vieja como las telarañas en el bastón de la abuela, anquilosada, superada quizá, representada por una vieja iglesia (con minúscula: el templo, la casa física de Dios), un concepto para algunos vacío, para otros simplemente un poco abandonado y olvidado en la solitud de una hilera de bancas cada día menos ocupadas (o bien ocupadas en su mayoría por cuerpos vacíos cuyas almas vagan en otros menesteres más mundanos, como se verá en "Floating before the great fisher"). La luz está allá afuera, así que adentro ya nadie espera.