martes, 5 de marzo de 2013

Punto de giro múltiple (parte 2: Lo que la maravillosa guía de usuario nunca dijo)

Hablando de puntos de giro, cambiemos de tema. Mi ñoñez de lector de manuales de usuario e instructivos de ensamblaje ha salido a relucir una vez más: me puse concienzudamente a revisar de pies a cabeza la guía de usuario de Corel Painter (mi principal herramienta de trabajo de un tiempo para acá). Parece extraño, pero tras buscar como loco tutoriales y tips en páginas oficiales, blogs de artistas y aficionados, foros especializados, sitios web de educación y canales de videos, volví a lo básico: revisar los archivos de ayuda que vienen con el software

En el camino encontré muy buen material gratuito en diversos sitios, tanto en formatos de video como en PDF y páginas web (que por fortuna ahora son totalmente "pedefeables" gracias a herramientas gratuitas, ligeras y sencillas, como el complemento PrintPDF 0.76 para Firefox, de Stuart Parmenter, o DoPDF, una "impresora virtual" de la compañía rumana Softland, que funciona prácticamente con cualquier programa que tenga la opción de imprimir). Por si no cuentas con un lector de documentos PDF en tu máquina, también hay opciones gratuitas, como Foxit Reader, de la compañía Foxit. De cualquier modo, si eres un usuario de Painter, date el tiempo para revisar el archivo "Corel Painter User Guide", un documento (también en PDF) que contiene exactamente la misma información de la sección "Help Topics" que aparece en el menú de ayuda dentro del programa, y que encuentras por defecto junto con el acceso directo a Painter en el menú Inicio de Windows (no sé cómo funcione en Mac).



Casi todo lo que puedas aprender en tutoriales y clases viene explicado con detalle en ese archivo, y si sigues cada tema con el Painter abierto podrás practicar cada elemento para ver de modo práctico para qué sirve cada parámetro, pincel, paleta, menú, herramienta u opción. Toma en cuenta que ciertos parámetros funcionan sólo con ciertos medios (los pinceles en la categoría Acuarelas -watercolors- sólo funcionan con capas -layers- específicas para acuarelas, algunos pinceles no reaccionan a la textura del papel, etc.

Decía que en esa guía encuentras casi todo. Una de las cosas que no encuentras y que necesitas conocer para evitarte dolores de cabeza tiene que ver con la opción "captured dab". Explico un poco antes de entrar en materia: en Corel Painter puedes personalizar prácticamente cualquier pincel, brocha, espátula, lápiz, pluma, tiza, esponja, difumino, crayón, marcador o aerógrafo hasta convertirlo en una herramienta totalmente distinta, guardarlo con un nombre significativo y entonces colocarlo en una paleta, categoría o librería propia para su uso posterior. Asimismo, puedes guardar categorías, paletas, librerías, plantillas e incluso espacios de trabajo totalmente personalizados (puedes personalizar también los menús, aunque esa es materia más delicada). La finalidad de todo esto es que puedas tener versiones personalizadas y distintas de cada elemento por si requieres que en tus trabajos haya ciertos parámetros similares, o por si te gusta probar nuevas cosas pero tener el control y la seguridad de que siempre puedes volver a aquello que te funcionó.



Cada pincel se queda temporalmente guardado con los cambios que vas haciendo aunque cierres el programa, esto te permite volver en otra sesión y utilizar cada pincel tal y como lo habías dejado. Sin embargo habrá ocasiones en que le hayas hecho tantos cambios a un pincel que sentirás nostalgia por su versión original (o tendrás la sensación de que embarraste algo más que la pintura). Basta con hacer clic en el pincel que aparece en la Barra de propiedades del pincel que estás utilizando para restablecer la variante de ese pincel específico a su estado predeterminado (o sea volver al pincel original con las características que tenía de fábrica, o bien a un pincel cuyas caracterísitcas definiste tú mismo y guardaste como una variante nueva mediante la opción Save variant del selector de pinceles o Brush Selector Bar).

Barra de propiedades, y el botón restablecer (reset)
Barra del selector de pinceles (Brush selector bar)

En el mismo menú, al cual se accede haciendo clic en el triángulo negro que aparece a la derecha del selector de pinceles, existen opciones para crear un pincel a partir de una imagen capturada (Capture dab), crear una nueva categoría de pinceles para guardar en ella tus pinceles personalizados o los que más utilizas (Capture Brush Category), importar o cargar librerías completas de pinceles (Import/Load Brush Library), guardar el pincel que estás utilizando actualmente como un pincel nuevo (Save Variant) o sustituyendo al pincel cuyo nombre aparece en la lista del selector (Set Default Variant), borrar un pincel (Delete Variant), copiarlo a otra categoría existente (Copy Variant), modificarlo a detalle (Show Brush Creator), o restablecer sus opciones originales, ya sean las de fábrica o las del pincel personalizado guardado con anterioridad (Restore Default Variant, para el pincel actual / Restore All Default Variants, para restablecer todos los pinceles de un sólo golpe).

  • Capture Dab es ese sueño en el que le dices al genio de la lámpara "deseo tener una herramienta que pinte con forma de ladrón evadiendo al guardia y rescatando a la pincesa". Si puedes pintar en blanco y negro y en un espacio pequeño ese ladrón evadiendo al guardia y rescatando a la princesa, con esta herramienta puedes hacer tu deseo realidad. Es algo así como pintar con un sello de goma, pero mucho más controlable.
  • Capture Brush Category es algo parecido a fabricar un nuevo estuche diseñado exclusivamente para tu pincel nuevo, con miras a comprar toda la colección e ir llenando con ellas el estuche.
  • Import Brush Library sería algo parecido a comprarte la mismita colección de pinceles que tiene tu maestro. ¡Uy, a ver si pintas como él!
  • Load Brush Library: Sacas de la covacha la vieja colección de pinceles que no habías tenido tiempo de traer al nuevo taller. O bien, después de mirar por la ventana y asegurarte de que tu aprendiz no está mirando, sacas de debajo de la cama la colección mágica que hace de tus pinturillas verdaderas obras de arte.
  • Save Variant equivaldría en la vida real a comprar un nuevo pincel que te gustó mucho, con la opción de colocarlo en el estuche o botecito que más te plazca para que forme parte de tu amada colección.
  • Set Default Variant se parece más a cuando un pincel se convierte en tu nuevo favorito y entonces decides reemplazar con él al feo y gastado pincel que tenías en el estudio. El viejo pincel ya no vive en tu taller, ha sido des-pe-di-do.
  • Delete Variant equivaldría a tirar un pincel que ya no quieres más, sin reemplazos ni novedades.
  • Copy Variant sería como comprar otro pincel igualito al que tienes en la mano, para poder llevarlo en tu estuche de viaje y así poder pintar tus fantásticas memorias de las Islas Guajolotas.
  • Show Brush Creator te transporta al taller del pincelero, donde podrás hacerle a tu pincel en turno los cambios que se te antojen para que se comporte exactamente como tú quieras (ojalá hubiera en la vida real un Show Children Creator, pero no).
  • Restore Default Variant: Jugaste con tu pincel, limpiaste con él el retrete, lo dejaste lleno de pintura durante una semana, le recortaste las cerdas, le grabaste tu nombre con un cutter, en fin, lo echaste a perder. Decides entonces que te gustaba como estaba al principio, así que lo tiras y sacas de la caja otro igual, pero nuevo (¡ah, qué bueno que aprovechaste que estaban de oferta!)
  • Restore All Default Variants... el sueño de los pintores con sobrinos poseídos y con una chapa de mala calidad en la puerta de su estudio. Te echaron a perder todititos tus pincceles ¡y eran nuevos! No hay problema, como dije, era un sueño: todos tus pinceles están como nuevos y en donde los habías dejado ayer.

Ahora sí: el elemento específico en el que quiero ahondar es Capture Dab. La idea esencial de esta monería es capturar cualquier imagen hecha en negro sobre blanco (como un sello que se pone en una hoja de papel). Esa imagen se convertirá en la huella que dejará tu pincel cuando des un toque con él (una pincelada sin movimiento, dab, en inglés). Si al pincelar y hacer trazos con este pincel aparece una serie de imágenes simliares a ese sello original o si se hace una mancha voraz dependerá de cómo modifiques los parámetros de esta herramienta.



La cosa es que aunque la Guía de Usuario explica cómo utilizarla, no te dice un pequeño detalle que puede echarte a perder el día: si no haces una copia de seguridad del pincel que estás utilizando antes de hacer la captura, la imagen que captures como base para tu nuevo pincel sustituirá a la huella del original y eso es algo que ya no podrás restablecer mediante la opción Restore Default Variant (ni con el pincelito de la barra de propiedades, ya que son dos botones para la misma cosa). Este error puede provocar grandes dolores de cabeza porque significa que puedes echar a perder prácticamente cualquier pincel... y no sólo cualquiera, pues si lo pensamos mejor se supone que elegiste un pincel específico para partir de él y la lógica me dice que has elegido uno que de verdad te gusta. Suena mal, ¿no? Supongo que este es un error que habrán corregido para posteriores versiones de Corel Painter (yo por lo pronto sigo estancado en la versión X, que marcha bien en mi super maquinón con procesador i13 de milochomil núcleos con 666 TB en RAM ... -.- ...)

Explico cómo funciona la captura de pincel y cómo prevenir el (t)error de quedarte sin el pincel que más idolatrabas:

  1. Dibuja con color negro sobre un fondo blanco la figura que quieras capturar. Puede ser cualquier figura, las áreas que tengan tonos de grises se traducirán en una transparencia parcial cuando uses el pincel. Puedes usar esto a tu favor para que los bordes no parezcan recortados con un serrucho. Si pretendes que la figura siga la dirección de tus pinceladas (para dibujar enredaderas, luces de marquesina, cables o trenzas, por ejemplo), asegúrate de dibujarla de modo que "apunte" hacia la derecha.
  2. Encierra la figura con la herramienta rectángulo de la caja de herramientas principal (Rectangular Selection) tan justa como puedas, de modo que toda la figura quede dentro pero tratando de que se desperdicie el menor espacio en blanco, ya que Painter utilizará este rectángulo para definir el tamaño de la "huella" del pincel y la utilizará como muestra para calcular las pinceladas. Si el rectángulo es demasiado grande con respecto a la figura, Painter escalará el área hasta ajustarse a la figura, produciendo aliasing (ese molesto efecto que hace que los bordes de las cosas digitales escaladas o comprimidas parezcan borrosas y pixeladas)
  3. Aquí es donde es imperioso que hagas una copia del pincel que usarás como base, si es que lo quieres conservar (que es lo más probable a menos que seas impetuoso y radical como Van Gogh). Para ello elige desde el selector de pinceles (Brush Selector Bar) la variante de tu preferencia, es decir aquella que se comporte lo más parecido a como quieres que lo haga tu nuevo pincel. Haz clic en Save Variant y colócale un nombre nuevo que defina a tu nuevo pincel, así la variante original quedará intacta mientras que todos los cambios, incluyendo la irreversible captura de pincel, se guardarán en tu nuevo pincel.
  4. Asegúrate de que esté seleccionado el nuevo pincel, es decir el que tú acabas de nombrar.
  5. Haz clic en Capture Dab. Esto "tomará una foto" de tu selección, sustituirá con ella la que actualmente define la punta del pincel seleccionado y la guardará en el archivo correspondiente a ese pincel (este "guardado" es automático, y por ello es tan importante no saltarse los pasos 3 y 4).
  6. En la sección Diseñador de trazos (Stroke Designer) del Creador de pinceles (Brush Creator) haz pruebas y define los cambios que consideres necesarios para definir el tamaño, las características y el comportamiento del pincel.
  7. Una vez que estés conforme con tu pincel, cierra el creador de pinceles y guarda de nuevo con Save Variant. Quizá haga falta darle otro nombre si en el proceso inventaste un mejor pincel, o si el nombre que le habías dado no resulta representativo de tus resultados.
Felices trazos... jajaja ahí viene una araña feliz...